Renacer Barcelona

Queridos padres y madres

La pérdida de un hijo es la experiencia más cercana a la propia muerte que pueda padecer un ser humano. Sabemos que esto es así pues nosotros también hemos pasado por ella, hemos vivido nuestra propia muerte… pero a pesar de ello, aún continuamos vivos. Cualquier intromisión en ese mundo confuso y doloroso que vivimos al comienzo, aunque tan sólo sea para tendernos una mano, puede producir rechazo. Sin embargo, estamos dispuestos a correr ese riesgo y por ello queremos haceros llegar nuestro abrazo y nuestro afecto. Estamos para compartir ese inmenso dolor; queremos ayudarnos y ayudaros a seguir viviendo con dignidad e intentar encontrarle un sentido a la vida que nos queda por delante. No tenemos ninguna verdad por revelar, ni instrucciones para superar la crisis, sin embargo tenemos la vivencia positiva del Renacer de otros padres que han vivido una experiencia similar. Querido padre, querida madre, nosotros os comprendemos porque hemos pasado por lo mismo que vosotros estáis pasando en estos momentos. Recibid todo nuestro amor y comprensión.